Plaza de la revolución

Plaza de la revolución
Plaza de la revolución

lunes, 24 de octubre de 2016

Las santiagueras contra el bloqueo

Por Odette Elena Ramos Colás (Sierra Maestra)

Santiago de Cuba, 24 oct.— Este domingo Santiago de Cuba amaneció con una jornada de activismo contra el bloqueo de Estados Unidos a nuestro país, por parte de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). En varios parques de la ciudad las féminas se reunieron para decir ¡NO! a esta injusta e inhumana medida.

Arianna Toledo, miembro no profesional del secretariado de esta organización en la provincia comentó que esta jornada tiene lugar a solo unos días de que Cuba presente su informe ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“Nuestra posición es la de exigir una vez más el cese de esta vil injusticia, o crimen como pudiéramos llamarlo también. Para nosotras va más allá de un bloqueo económico, porque es un bloqueo prácticamente total a nuestro país.

“Evidencias tenemos en todos los sectores de la sociedad, dígase la educación, la cultura, el deporte, la salud, en fin…

Y ha sido un reto porque han transcurrido muchos años sufriendo esta medida, en los que realmente hemos sabido sobreponernos, pero sin dejar de tener numerosos gastos, cifras millonarias en todos los sectores de la sociedad, precisamente por las dificultades que tenemos a raíz de esa patraña imperialista.

“Reconocemos que el presidente Obama en la posición que tiene evidentemente ha podido hacer mucho más, y que su nueva política que ha cambiado métodos, no ha transformado sus objetivos de apoderarse de Cuba. Por eso nuestro país tiene que estar mucho más preparado, e insistir en no olvidar jamás la historia y todo lo que nuestras familias cubanas han pasado y han tenido que sobreponerse”, concluyó.

Por otro lado, Yuleidis Vega Blanco secretaria general de la FMC en el territorio se refirió a la reciente directiva del presidente estadounidense y expresó:

“Este ha sido un paso de avance en el proceso de normalización de las relaciones entre ambos países, pero el contenido todavía dista mucho de los que nuestro pueblo necesita. Estamos hablando de una normalización que no evidencia el cese del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los EEUU, que no se proyecta devolver el pedazo de suelo cubano que está hoy ilegalmente ocupado en la base naval de Guantánamo; que no se habla de cesar las trasmisiones radiales y televisivas de carácter subversivo hacia Cuba, y todo esto daña y transforma el desarrollo de nuestro proceso revolucionario.

“Esta ha sido la primera actividad de varias contra el bloqueo, mañana vamos a realizar también un tuitazo a través de las redes sociales, donde vamos a poner la realidad cubana de la mujer, cómo hemos ganado espacios en el desarrollo de la sociedad, cómo estamos presentes en todos los sectores, pero también vamos a exponer a través de imágenes momentos en que la mujer ha demostrado y sufrido los daños que ha ocasionado el bloqueo económico.

“Fundamentalmente en el tratamiento al cáncer de mamas, y medicamentos y ocasiones en que nos hemos visto afectadas. El día 26, estamos convocando también a todas las féminas a que adornen nuestros bloques y delegaciones con nuestros símbolos patrios, especialmente nuestra bandera cubana.

“Vamos a poner en algunos puntos de determinados consejos populares televisores para visualizar el desarrollo de la presentación del informe en la ONU, lo que nos va a permitir festejar como estamos seguras, la nueva victoria que vamos a obtener, porque sabemos que la mayoría de los países del mundo están en contra del bloqueo.

“Ese día también vamos a hacer un acto de reafirmación revolucionaria una vez concluidas las votaciones para demostrar que las mujeres seguimos aquí, fieles y firmes junto a Fidel, junto al Partido, a Raúl, y que con nosotras podrá seguir contando para continuar construyendo el más justo proceso revolucionario que se ha visto en la historia de la humanidad”, finalizó.

Hace 54 años: Bloqueo naval a Cuba

Por Armando Fernández Martí

El 24 de octubre de  1962, hace hoy 54 años, se produjo uno de los momentos más tensos de la Crisis de Octubre, cuando a las 10 de la mañana hora de Cuba entró en vigor la Proclama Presidencial 35-04, firmada el día antes por John F Kennedy, decretando el bloqueo naval contra toda la periferia del archipiélago cubano.

En el bloqueo participaron 183 buques de diferentes tipos de la armada de Estados Unidos, incluyendo seis portaviones. Esas naves tenían la misión de interceptar todos los buques que se dirigían a Cuba, a una distancia de 500 millas de las costas de la isla,  para comprobar si cargaban una serie de materiales prohibidos por el Ministerio de Defensa norteamericano, entre ellos cohetes tierra-aire o aire-tierra, misiles dirigidos, cabezas nucleares para cualquiera de esas armas y equipos mecánicos o electrónicos para el apoyo o funcionamiento de las mismas.

Con este bloqueo naval el gobierno de Estados Unidos ignoraba la Convención de Ginebra sobre el mar abierto, de MIL 958, suscrita también por ese país, en la que se señala: “Un barco de guerra que se encuentre con un buque mercante extranjero en mar abierto no tiene derecho a someterlo a una inspección”

Sin embargo, Estados Unidos alegó que al aprobar la Organización de Estados Americanos, OEA, en una reunión extraordinaria el día anterior, una resolución de apoyo al bloqueo, le dio legalidad al mismo pues ya eran 20 los países aliados que se unieron para proteger legalmente su posición. Esa resolución se aprobó por 19 votos a favor, ninguno en contra, la abstención de Uruguay, mientras que Méjico, Brasil, Chile y Bolivia no votaron en espera de instrucciones de sus gobiernos.

Ese propio día 24 de octubre, temprano en la mañana el Secretario de Defensa norteamericano, Robert Mc Namara, le indicó al Jefe de la Armada a cargo del bloqueo almirante Anderson: “que no se hiciera un solo disparo (…) ni se aplicara ningún tipo de medido de fuerza sin su permiso expreso, y que este no se daría sin consultarlo con el Presidente.

Asimismo, a las 10 de la mañana del 24, se reunió el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos con la participación del Presidente Kennedy, y en poco después del inicio de la sesión recibió un informe de que dos barcos soviéticos, el Gagarin y el Komiles se encontraban al borde de la barrera de las 500 millas establecidas por el bloqueo y que un submarino soviético había tomado posición entre ambos buques. ¿Qué hacer? ¿Se le disparaba para advertirles? ¿Y si el submarino respondía?

Fue aquel un momento extremadamente tenso, pues podría convertirse en el principio del holocausto. Cuentan que el Presidente Kennedy mostró una profunda preocupación pues correspondía a él tomar la decisión que pudiera desencadenar la guerra nuclear. Afortunadamente, el mandatario fue informado minutos después que los buques habían dado vuelta y tomado rumbo a la Unión Soviética.